Teatro Solís (cubierta de cobre)

Ubicación: Calle Buenos Aires – Ciudad Vieja
Montevideo – Uruguay.

La tarea realizada por la empresa Villa Fortín, consistió en la restauración del maderamen y la sustitución de la antigua techumbre de zinc por una nueva cubierta de cobre, cumpliendo con todas las normas internacionales de instalación. Los trabajos fueron realizados para la empresa contratista Teyma, y dirigidos por la arquitecta Eneida de León, por parte de la IMM. (2003-2004)

Sustituir la cubierta del Teatro Solís, después que se había restaurado el plafón central, nos puso delante de una verdadera aventura, muy similar a la que debieron enfrentar los antiguos constructores junto al ingeniero Capurro, cuando en 1881 hubo de sustituirse la cubierta de madera por una de estructura metálica.
Nuestro clima, caracterizado por su variabilidad, por lluvias con fuertes vientos, transforma tareas de esta magnitud, en una verdadera odisea, pues suma a la complejidad técnica de la instalación de las finas láminas de cobre, la implementación de sistemas que impidan el ingreso del agua durante el proceso de obra.

Además de los 35 operarios, que estuvieron al pie del cañón para cumplir en escasos meses el plazo de obra con la máxima rigurosidad técnica, no faltaron las guardias nocturnas, importantes para el control de la cubierta frente a las tempestades que tuvo que soportar la misma, a mitad camino de su instalación. Trabajar sobre los techos, sentir las inclemencias de nuestra costa, nos acercó a las vivencias de los que trabajaron en estos monumentos de la arquitectura nacional. Todo ello nos reafirma en la importancia central del hombre, sea en la confección, como en el disfrute de estos edificios. Él es el centro de nuestra actividad profesional y empresarial.

Historia
En 1840 se creó una Sociedad con 156 Accionistas para construir un Teatro, por ese entonces Montevideo contaba con unos 40.000 habitantes. Esta Comisión integrada por destacadas personalidades de la sociedad, comenzó sus tareas de elección del terreno a sugerencia de las localizaciones propuestas por el arquitecto italiano Carlo Zucchi, que a su vez realizó el primer proyecto para su construcción en 1840 el que fue adaptado posteriormente a las necesidades económicas y financieras por el arquitecto Francisco Javier De Garmendia.

En el año 1842 comenzaron las obras que fueron interrumpidas en 1843 al iniciarse el Sitio de Montevideo. Hasta ese momento se habían podido realizar los cimientos y los muros se elevaban “dos varas”.

La inauguración oficial del Teatro Solís (nombre que homenajea al navegante descubridor del Río de la Plata) fue el 25 de agosto de 1856, en presencia del presidente Gabriel Antonio Pereira, con la representación de la ópera "Ernani" de Verdi. Sin embargo, el teatro aún no estaba terminado, faltaban los cuerpos laterales, lo cual provocaba un marcado contraste entre los lados del volumen construido y su monumental fachada. Esos cuerpos laterales se levantaron entre 1869 y1874, de acuerdo al proyecto elaborado por el arquitecto francés Víctor Rabu.

Durante los años siguientes el teatro experimentó varias reformas complementarias. En 1881 se le cambió el techo de madera por uno de estructura metálica de origen francés y en 1882 se ensanchó el escenario, ambas intervenciones se llevaron a cabo bajo la dirección del Ingeniero Juan Alberto Capurro.