Liceo Católico del Cerro

Ubicación: : Plaza de los Inmigrantes – Barrio Cerro
Montevideo – Uruguay

La obra consistió en reciclar íntegramente un edificio esquina exístete, vinculándolo con el templo parroquial, restaurando partes del mismo, logrando un conjunto funcional de 3.220 m2 de construcción. (2013)

El conjunto funcional resultante integra construcciones de distintas épocas: El templo parroquial de 1857, con pinturas del artista italiano Lino Dinetto, y con vitrales de origen europeo; la casa parroquial de 1925; y finalmente una construcción cuyo proyecto se comenzó a gestar a fines de la década del 50 y fue terminado a finales de los 70. Construcción moderna, de ladrillo visto y muy emblemática del Cerro, por haber sido la “Obra del Padre Martín”, quien hiciera una larga y profunda labor social con los niños y jóvenes del barrio.

En el templo se realizaron tareas de restauración edilicia, consolidando el campanario, reparando todos los paramentos exteriores, recuperando aberturas y retirando los vitrales para su posterior restauración. En la casa parroquial se hicieron intervenciones sectorizadas mejorando las instalaciones de servicios y locales funcionales.

En la edificación que fuera sede de la labor del padre Martín, se hizo una importantísima obra de reciclaje y ampliación. (2.200 m2). El edificio estaba en estado de total abandono y había sido depredado: Sin aberturas, sin revestimientos, sin instalación alguna. Sólo la noble estructura de hormigón, con sus cielorrasos y paramentos en ladrillo visto se mantenía en pie. Pero gracias a una muy buena concepción funcional y arquitectónica del proyecto original, obra de los arquitectos Clerc & Guerra, pudimos en sólo cuatro meses, transformar las aparentes ruinas en lo que es hoy el Liceo Católico del Cerro, Nuestra Señora de la Ayuda, albergando un gran comedor, laboratorios, baños, salas de reuniones y numerosas aulas.

Para las ampliaciones y ciertos cerramientos, se utilizaron tabiques de estructura metálica forrados de placas de terminación cemento con aislación térmica. Para las nuevas cubiertas se incorporaron paneles prefabricados con una importante aislación. Fueron 58 los operarios que trabajaron realizando tareas en simultaneidad, siempre coordinadas por la dirección técnica de la empresa.