Santuario Nacional Virgen del Verdún

Ubicación: Cerro del Verdún, cercanías de la ciudad de Minas, Lavalleja, Uruguay.

Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.
A la vuelta de 110 años, hay un sentir popular, compartido plenamente por el Obispo de Minas, de que ya es hora de ofrecerle a la Virgen un templo, como expresión de gratitud por sus desvelos de Madre.
www.desdelverdun.org

Nuestro estudio recibió el encargo de realizar un proyecto integral que abarca la restauración del Monumento original y del camino del peregrino, un anfiteatro para 2500 personas, una nueva iglesia para 300 personas, servicios generales, incluyendo un parador.
En el año 2013 se concretaron la primera etapa de obras: el Monumento y el camino del peregrino, inauguradas el 19 de abril del 2014. Para el año 2015 se inaugurará una ermita en el cerro, continuando luego con la etapa del templo.

La obra se ha proyectado a partir del planteo recibido del señor Obispo de Minas, Mons. Jaime Fuentes, quien tenía conocimiento de nuestra experiencia en el diseño de espacios sacros, en la construcción y mantenimiento de templos. Para nuestro equipo de trabajo resultó un desafío único, pues además de las características propias que hacen que cada obra sea siempre distinta a las demás, esta se presentaba como muy trascendente y especialmente audaz. Se trataba de plasmar las ideas recibidas. Para ello había que prepararse, afinar la mente antes que el lápiz, pues en el momento de proyectar se debe tener como propio el espíritu del contenido del proyecto, dominar “la realidad” en sus diversos aspectos. El punto de partida fue tener plena conciencia profesional de que no estamos realizando un proyecto propio, sino de la gente y para los peregrinos. De allí que estuvimos presentes en las dos últimas peregrinaciones de los días 19 de abril, como observadores atentos para calibrar las grandes líneas y los pequeños acontecimientos de la jornada. Nos sumergimos durante horas entre esa multitud andante. Un continuo desfile de gente que subía, y otros que bajaban. Fue una experiencia que nos cambió las cabeza. Luego de unas horas de contemplar ese constante subir de la gente que pudimos tomar conciencia de la grandeza e importancia de este proyecto pre-existente: Es la imagen de la Virgen del Verdún quien congrega a esta multitud.