Residencia “Coelum et Mare” y
casa del Ing. Eladio Dieste

Ubicación: Barrio Punta Gorda, Montevideo – Uruguay.

Proyecto de restauración integral, ejecución y dirección de obra, de tres construcciones de estilos diversos, de los años 1932. 1942 y 1962, integradas por espacios enjardinados, concebidos como un estar al aire libre.

No imaginábamos en el año 1990, que restaurar la segunda casa más antigua de Punta Gorda (1932), obra del arquitecto Leopoldo Tosi (Montevideo 1875) para su tío Domingo Tosi, nos llevaría de la mano a especializarnos en la restauración edilicia. Con el tiempo vinieron nuevos encargos que incluyeron importantes obras de este destacado arquitecto, como lo son el edificio Pablo Ferrando (1917) y el teatro Macció (1911) de San José.

A la restauración de la antigua casa de piedra con mirador, se sumó la de una gran fuente de cinco estanques, más la integración y reciclaje de la propiedad lindera (1942), lo que cuajó, luego de un trabajo de cinco años, en un conjunto excepcional, donde el jardín se concibe como un espacio habitable más, que articula las diversas construcciones.
Esta intervención restaurativa, oculta a los ojos del transeúnte, fue catalogada como única, debido al detalladlo trabajo realizado por artesanos, artistas y maestros de obra, que logra rescatar el espíritu original de la obra de Tosi, devolviendo su belleza sin hacer de la casa un museo.

Para nosotros fueron cinco años de estudio y maduración en las tareas de restauración edilicia, donde impulsados por el propietario, debimos asumir desafíos técnicos desconocidos hasta el momento en nuestro medio.
El posterior seguimiento de la obra por un periodo de diez años, nos llevó a conclusiones acerca de los resultados y durabilidad en los procedimientos y materiales empleados.

Pero lo que dio al conjunto el carácter definitivamente especial, fue la restauración e incorporación de la casa del ingeniero Eladio Dieste (obra del año 1962), lindera a la obra de Tosi. En el día del patrimonio del año 2006, dedicado en homenaje a este destacado ingeniero, sesionó la Comisión de Patrimonio Cultural de la Nación, en la misma casa ya restaurada.

Nuestra intervención fue estrictamente restaurativa, solucionando las complejas patologías de la construcción a consecuencia del tiempo, empleando productos de última generación.
La casa se vio beneficiada, pues, al eliminar, en los patios, los muros linderos, se adquirieron nuevas perspectivas que enriquecieron el recorrido arquitectónico. La conexión de ambas residencias se realizó sin provocar cambios en cada concepción arquitectónica.

Detrás de esta obra del ingeniero Dieste hay una excelencia técnica, pero que apoyada en una solidez humana, trasunta el espíritu de una persona íntegra en todos sus aspectos.